“Mi ayuda proviene de Yahweh…” (Salmo 121)

      Comentarios desactivados en “Mi ayuda proviene de Yahweh…” (Salmo 121)
compartir

El salmo 121 es uno de los más breves de la colección que compone el libro de los Salmos. Sus palabras, altamente proféticas, son especialmente relevantes en nuestros días, en los que las naciones, conducidas a una encrucijada terminal por parte de los grandes poderes supranacionales, suelen buscar la asistencia de sus respectivos gobiernos —los «montes», en los términos del salmista— y de sus funcionarios, desconociendo por completo la absoluta soberanía de Dios sobre todo asunto. De ahí que en una ocasión preguntara Jesús, concluyendo una de sus parábolas: “Cuando venga el hijo del hombre, ¿encontrará fe en la tierra?”


 

Canción de ascenso. [1]

Alzaré mis ojos a los montes: ¿de dónde vendrá mi ayuda?

Mi ayuda proviene de Yahweh, que hizo el cielo y la tierra. No entregará tu pie al resbaladero ni dormitará el que te cuida. He aquí que no dormitará ni se dormirá el que cuida a Israel. Yahweh es tu cuidador. Yahweh acampa a tu derecha. El sol no te herirá durante el día, ni la luna por la noche. Yahweh te cuidará de todo mal; él cuidará tu vida. Yahweh cuidará tu salir y tu entrar desde ahora y hasta la era. [2]

 

Notas

[1] שיר למעלות. Este título es una leve variante del que encabeza los salmos 120 a 134, a saber, שיר המעלות. El sentido de esta nomenclatura que encabeza los salmos en cuestión es ambiguo. Literalmente, podría traducirse como «canción de los escalones» o «canción de las gradas»; también, como algunos lo han hecho, como «canción gradual». Todas estas opciones sugieren que los salmos que llevan el título en cuestión fueron compuestos para ser entonados mientras se ascendía por alguna escalinata durante el culto del antiguo templo, o bien que el título en cuestión es una indicación para repetir sus versos siguiendo una melodía de escala tonal ascendente.

[2] מעתה ועד־עולם. Para una breve explicación de la traducción que aquí ofrezco de esta frase, ver la nota 3 a mi traducción del salmo 104.

Print Friendly, PDF & Email