El libro de las lamentaciones (capítulo 2)

      Comentarios desactivados en El libro de las lamentaciones (capítulo 2)
compartir

Atribuido tradicionalmente al profeta Jeremías y al que habría sido su lamento sobre la antigua Jerusalén —destruida en sus mismos días por el ejército del rey neo-caldeo Nabucodonosor—, el libro de las Lamentaciones parece ser en verdad una elegía profética sobre una ciudad a la que su autor equipara con aquella y cuyas vicisitudes tendrían lugar en los últimos días de la presente era. Debido a la relevancia que esto último asigna al mencionado libro, ofrezco aquí, en cinco entregas sucesivas, mi traducción del texto hebreo del mismo, acompañada, como de costumbre, de las notas que he juzgado pertinentes.


 

¡Cómo rodeará de oscuros nubarrones, [1] el Señor en su ira, a la hija de Sión! ¡Derribará del cielo a la tierra la hermosura de Israel y no tendrá en cuenta el estrado de sus pies en el día de su ira!

El Señor engullirá y no tendrá contemplación para con ninguno de los prados de Jacob; derribará en su enojo los lugares fortificados de la hija de Judá. ¡Echará por tierra y profanará al gobierno y a sus funcionarios! ¡Talará con ardor de ira todo poder [2] de Israel! ¡Retraerá su derecha delante del enemigo y se encenderá en Jacob como un fuego llameante que devorará los contornos! ¡Entesará su arco como un enemigo! ¡Afirmará su derecha como un adversario y destruirá toda cosa deseable para el ojo! ¡En la tienda de la hija de Sión derramará como fuego su furia! ¡Será el Señor como un enemigo! ¡Engullirá a Israel! ¡Engullirá todos sus palacios! ¡Arruinará sus lugares fortificados y multiplicará en la hija de Judá la pena y el lamento! ¡Quitará con violencia su tabernáculo como a jardín! [3] ¡Corromperá el lugar de su reunión! [4] ¡Yahweh pondrá en olvido en Sión tanto la fiesta [5] como el día de reposo! [6] ¡Y en la indignación de su ira despreciará al gobernante y al sacerdote!

El Señor rechazará su altar; aborrecerá su santuario. Entregará en mano de un enemigo los muros de sus palacios. Darán su voz en la casa de Yahweh como en un día de fiesta. [7] Pensará Yahweh en arruinar el muro de la hija de Sión: extenderá la línea, no retraerá su mano de la consunción [8] y hará lamentarse al antemuro y al muro, los cuales se desplomarán a una.[9] Sus portales se hundirán en la tierra; él destruirá y quebrará sus cerrojos. Su gobernante y sus funcionarios están entre las naciones donde no hay instrucción; tampoco sus profetas dieron con alguna visión de Yahweh.

Los ancianos de la hija de Sión se sentarán en tierra y derramarán lágrimas, echando polvo sobre sus cabezas y envolviéndose en cilicio; [10] igualmente las vírgenes de Jerusalén bajarán sus cabezas a tierra.

Mis ojos quedarán exhaustos [11] por las lágrimas y mis entrañas hervirán; mi hígado se derramará en tierra por la quebradura de la hija de mi pueblo, al desfallecer el niño y el lactante en las calles de la ciudad. Al desfallecer como heridos en las calles de la ciudad, al derramar sus vidas en el regazo de sus madres, dirán a estas: “¿Dónde están el trigo y el vino?”

¿Qué cosa alegaré como testigo tuyo? [12] ¿A qué te asemejaré, [13] hija de Jerusalén? ¿Con qué te equipararé [14] a fin de que te consuele, hija de Sión? Tu quebrantamiento será grande como el mar: ¿quién te sanará? Tus profetas vieron para ti vacuidad y estupideces y no pusieron al descubierto tu iniquidad para revertir tu cautiverio, sino que vieron para ti cargas [15] de vacuidad y seducciones tentadoras. [16]

Todos los que pasen por el camino batirán sus palmas, silbando y meneando sus cabezas a propósito de la hija de Jerusalén: “¿Esta es la ciudad de la que decían que no había más bella, el regocijo de todo el país?” Todos tus enemigos abrirán contra ti sus bocas, silbarán y rechinarán los dientes, diciendo: “¡Engullámosla! ¡No hay duda de que este es el día que esperábamos! ¡Finalmente hemos dado con él y lo hemos visto!”

Yahweh llevará a cabo lo que tenía planeado, dará cumplimiento a su declaración, la cual había ordenado desde los días de antaño: [17] derribará y no tendrá contemplación; hará que el enemigo se alegre a propósito de ti y exaltará el poder [18] de tus adversarios.

Clamarán ellos al Señor: “¡Hija de Sión, derrama tus lágrimas como una corriente de día y de noche! ¡No te des a ti misma descanso ni cese la niña de tu ojo! ¡Levántate! ¡Grita en la noche hasta el comienzo de las vigilias! [19] ¡Derrama tu corazón como agua delante de la presencia del Señor! ¡Alza hacia él tus palmas por la vida de tus niños pequeños, los cuales desfallecen de hambre en toda calle!” [20] Di: “¡Mira, Yahweh, y contempla a quién has tratado así, tan crudamente! ¿Acaso comerán las mujeres su propio fruto, los niños pequeños que están a su tierno cuidado? ¿Acaso serán asesinados en el santuario del Señor el sacerdote y el profeta?”

¡El muchachito y el anciano yacerán por el piso en las calles! [21] ¡Mis vírgenes y mis jóvenes caerán a espada! ¡Darás muerte en el día de tu ira! ¡Degollarás como para un sacrificio! ¡No tendrás contemplación alguna! ¡Convocarás como en día de fiesta [22] a todos mis terrores desde los alrededores! ¡Y no habrá, en el día de la ira de Yahweh, ni quien escape ni quien quede como resto! ¡Aquellos a los que cuidé y crié, mi enemigo los terminará!

 

Notas

[1] יעיב.

[2] קרן. Literalmente, «cuerno».

[3] יחמס כגן שכו.

[4] מועדו. El término מועד tiene un sentido tanto espacial como temporal y se vincula bastante directamente con las fiestas de peregrinación al lugar escogido por Yahweh —en el caso de la antigüedad, al templo de Jerusalén— ordenadas en la instrucción de Moisés. Estas tres fiestas eran la Pascua, la Fiesta de las Semanas o Pentecostés y la Fiesta de los Tabernáculos. Así, a veces se refiere al lugar de reunión o asamblea durante alguna de estas fiestas, mientras que otras se refiere al día del año en que alguna de ellas tenía lugar.

[5] מועד. Ver la nota anterior.

[6] שבת. Es decir, el día sábado.

[7] מועד. Ver la nota 4.

[8] מבלע. Literalmente, «de engullir».

[9] יחדו אמללו.

[10] חגרו שקים.

[11] כלו.

[12] מה אעידך.

[13] מה אדמה־לך.

[14] מה אשוא־לך.

[15] משאות. El término משא significa propiamente «carga» y alude a un objeto o bulto que se carga o se lleva de un lugar a otro. Sin embargo, tiene también el sentido de un mensaje de parte de Dios que el profeta ha de “cargar” para entregarlo a su o sus destinatarios.

[16] מדוחים.

[17] מימי־קדם. O bien «desde los días del oriente».

[18] Ver la nota 2.

[19] רני בליל לראש אשמורות.

[20] כל־חוצות. Literalmente, «todas las afueras».

[21] חוצות. Ver la nota anterior.

[22] מועד. Ver la nota 4.

 

Print Friendly, PDF & Email