Categoría: Salmos (serie)

“¡Te suplicamos, Yahweh: líbranos!” (Salmo 118)

      Comentarios desactivados en “¡Te suplicamos, Yahweh: líbranos!” (Salmo 118)

El salmo 118 es uno de lo más significativamente proféticos acerca de la liberación definitiva que Yahweh —es decir, el Señor Jesucristo— traería a su pueblo una vez que este finalmente aprendiese en qué han consistido siempre los procedimientos de su justicia. Entonado antiguamente en el séptimo día de la Fiesta de los Tabernáculos, conocido tradicionalmente como «El Gran Hosanna», ha sido uno de los salmos más citado por Jesús, quien dio así un clarísimo indicio de que las cosas allí expresadas aún aguardaban su cabal cumplimiento en dicho mismo contexto festivo en los últimos días de la era presente.

Oración de un afligido cuando desfallece y delante de Yahweh derrama su meditación (Salmo 102)

      Comentarios desactivados en Oración de un afligido cuando desfallece y delante de Yahweh derrama su meditación (Salmo 102)

Al igual que el resto de los salmos que componen el libro del mismo nombre, el salmo 102 contiene una serie de indicios proféticos que apuntan a los últimos días de esta era, tiempo en el que Yahweh volvería a intervenir poderosamente por su pueblo como en los días antiguos. Y así, las lastimosas palabras de la oración de un afligido —tal lo principal del título que encabeza esta composición— pronto se van transformando en declaraciones llenas de visión en pos de unos días en los que naciones y pueblos verán la gloria de Dios y lo servirán de consuno.

“¡Dios mío! ¡Dios mío! ¿Por qué me has desamparado?” (Salmo 22)

      Comentarios desactivados en “¡Dios mío! ¡Dios mío! ¿Por qué me has desamparado?” (Salmo 22)

De manera sorprendentemente abarcadora y detallada —bien que valiéndose de un riquísimo lenguaje profético cuyo sentido es sólo discernible por quienes cuentan con las «arras del Espíritu» , para decirlo en los términos del apóstol Pablo en su carta a los santos de Roma—, el salmo 22 refiere las vicisitudes del Cristo y la gloria que seguiría a estas en la era por venir. En él, en efecto, se traza un itinerario que, partiendo de su insólita humillación entre los hombres, llega hasta su exaltación en medio de sus hermanos y entre las naciones que recibirá como su herencia.

“¡Dios, no te quedes en silencio!” (Salmo 83)

      Comentarios desactivados en “¡Dios, no te quedes en silencio!” (Salmo 83)

El cuadro que presenta el salmo 83 jamás tuvo lugar en los días en que el pueblo de Israel moraba en la tierra de Canaán, en el Antiguo Medio Oriente. Su tema es el de una conspiración generalizada de todos los pueblos a su alrededor —entre los cuales, sin embargo, sugestivamente, Egipto está ausente—, los cuales aspiran a destruir por completo al pueblo de Dios a fin de poseer su territorio. Puesto que se trata, evidentemente, de un símil profético llamado a transcurrir en el final de la era presente, hoy ofrezco aquí mi traducción de su texto hebreo.

“He sido contado con los que descienden a la fosa…” (Salmo 88)

      Comentarios desactivados en “He sido contado con los que descienden a la fosa…” (Salmo 88)

El carácter profético de todas y cada una de las composiciones que integran el libro de los Salmos resulta patente a la vista de cualquiera que las haya frecuentado con un ojo alumbrado por el Espíritu. En el caso del salmo 88 —y tal como sucede con el resto de las composiciones atribuidas a los hijos de Córaj, quien descendiera vivo al Seol luego de su rebelión contra Moisés en el desierto—, su tema es el de la prolongada estadía en una condición cuyo autor equipara con la muerte y de la que sólo Yahweh es capaz de rescatar.