Etiqueta: Antiguo Testamento

“¡Te suplicamos, Yahweh: líbranos!” (Salmo 118)

      Comentarios desactivados en “¡Te suplicamos, Yahweh: líbranos!” (Salmo 118)

El salmo 118 es uno de lo más significativamente proféticos acerca de la liberación definitiva que Yahweh —es decir, el Señor Jesucristo— traería a su pueblo una vez que este finalmente aprendiese en qué han consistido siempre los procedimientos de su justicia. Entonado antiguamente en el séptimo día de la Fiesta de los Tabernáculos, conocido tradicionalmente como «El Gran Hosanna», ha sido uno de los salmos más citado por Jesús, quien dio así un clarísimo indicio de que las cosas allí expresadas aún aguardaban su cabal cumplimiento en dicho mismo contexto festivo en los últimos días de la era presente.

El libro de Apocalipsis, su tiempo y sus destinatarios

      Comentarios desactivados en El libro de Apocalipsis, su tiempo y sus destinatarios

Durante casi dos mil años, ningún libro de las Escrituras ha causado mayor confusión que aquel que les da cierre. En efecto, el texto del Apocalipsis —cuyo título es, en verdad, «La revelación de Jesucristo»— ha dado lugar, a través de los siglos, a toda suerte de interpretaciones, algunas de las cuales cristalizarían, a su vez, en escuelas fundadas sobre graves malentendidos en torno al mismo. Acaso el mayor de tales equívocos sea el del tiempo del cumplimiento pleno del compendio profético contenido en el libro, asunto que hoy, más que nunca, es necesario clarificar de una vez por todas.

“He sido contado con los que descienden a la fosa…” (Salmo 88)

      Comentarios desactivados en “He sido contado con los que descienden a la fosa…” (Salmo 88)

El carácter profético de todas y cada una de las composiciones que integran el libro de los Salmos resulta patente a la vista de cualquiera que las haya frecuentado con un ojo alumbrado por el Espíritu. En el caso del salmo 88 —y tal como sucede con el resto de las composiciones atribuidas a los hijos de Córaj, quien descendiera vivo al Seol luego de su rebelión contra Moisés en el desierto—, su tema es el de la prolongada estadía en una condición cuyo autor equipara con la muerte y de la que sólo Yahweh es capaz de rescatar.

A propósito de la floración del almendro

      Comentarios desactivados en A propósito de la floración del almendro

Aquí y allí, las Escrituras dan testimonio de que, al momento de transmitir los asuntos que hacen a su plan para el final de la era presente, el espíritu de Dios ha propuesto diversos indicios para señalar los jalones temporales del mismo y los acontecimientos que lo rodean. Tal es el caso del almendro y su floración, de cuya figura el Espíritu se ha valido con especial énfasis a fin de activar, en estos últimos días de la era, el discernimiento de sus siervos y su correspondiente preparación en pos de aquello que su Palabra hará irremisiblemente en la tierra.

El libro de las lamentaciones (capítulo 5)

      Comentarios desactivados en El libro de las lamentaciones (capítulo 5)

Atribuido tradicionalmente al profeta Jeremías y al que habría sido su lamento sobre la antigua Jerusalén —destruida en sus mismos días por el ejército del rey neo-caldeo Nabucodonosor—, el libro de las Lamentaciones parece ser en verdad una elegía profética sobre una ciudad a la que su autor equipara con aquella y cuyas vicisitudes tendrían lugar en los últimos días de la presente era. Debido a la relevancia que esto último asigna al mencionado libro, ofrezco aquí, en cinco entregas sucesivas, mi traducción del texto hebreo del mismo, acompañada, como de costumbre, de las notas que he juzgado pertinentes.