“¿Por qué se alborotan las naciones y los pueblos mascullan vacuidad?” (Salmo 2)

      Comentarios desactivados en “¿Por qué se alborotan las naciones y los pueblos mascullan vacuidad?” (Salmo 2)
compartir

Considerado desde siempre como una de las más contundentes declaraciones mesiánicas de todas las Escrituras, el salmo 2 trata sobre la absoluta soberanía de Dios sobre los seres humanos y sobre lo irrevocable del procedimiento legal que en su justicia ha dispuesto desde un comienzo para su creación en general y para el orden político de su reino sobre la tierra en particular. Brevemente y con una magnificencia no exenta de humor y aún de ternura frente a la frágil condición humana, el salmo describe los prolegómenos del reinado del Hijo de Dios en el final de la presente era.


 

¿Por qué se alborotan [1] las naciones y los pueblos [2] mascullan vacuidad? Los reyes de la tierra se preparan y los líderes [3] deliberan a una contra Yahweh y contra su ungido: “¡Deshagamos sus ataduras y apartemos de nosotros sus cuerdas!”

El que habita en el cielo se ríe en grande: el Señor los toma para la burla. Entonces les habla en su furor y con su ira los pone en apuros: “¡Y yo que ya había instalado [4] [5] a mi rey sobre Sión, mi monte santo!”

Yo enumeraré el orden del estatuto. [6] [7] Yahweh me ha dicho: “Tú eres mi hijo; hoy te engendré. Pídemelo y te daré naciones por herencia y como posesión tuya los confines de la tierra. Las quebrarás con un centro de hierro, como a una vasija de alfarero las harás añicos”.

Ahora, por lo tanto, reyes, sean prudentes; admitan una corrección, caudillos [8] de la tierra: sirvan a Yahweh con temor y regocíjense con temblor. Besen al hijo, [9] no sea que se enoje y ustedes desaparezcan del camino al encenderse un poquito su ira. ¡Dichosos todos los que se refugian en él!

 

Notas

[1] רגשו. La raíz רגש connota el tumulto de muchos que se alían en contra de algo o de alguien.

[2] לאמים.

[3] רזנים. Un רזן (razán) sería aquí, en contraste con los reyes de la tierra mencionados inmediatamente antes, alguien juicioso y que, por ende, en base a su discernimiento en cuestiones morales y a su prudencia en las palabras y en los actos, lidera a un grupo de gente. Se trata, en otras palabras, de un caudillo, es decir, de un líder cuya legitimidad no se desprende de las leyes como en el caso de los reyes, sino que le es asignada espontáneamente por los demás, los cuales buscan, por ello, su liderazgo.

[4] ואני נסכתי.

[5] La raíz נסך significa propiamente «derramar»; de ahí que también fuese utilizada en referencia al acto de ungir con aceite la cabeza de un rey en su ordenación e instalación como tal.

[6] אספרה אל חק.

[7] El término חק posee una serie de sentidos que han de discernirse según el contexto en el que se encuentra. Con todo, sus diversos significados y matices se refieren siempre a un aspecto legal, normativo. Así, según sea el caso, puede aludir a una norma u ordenanza específica o a un conjunto de las mismas, es decir, a un estatuto. En el caso presente he traducido el término en esta última forma, ya que resulta claro que el autor se propone desasnar a los reyes de la tierra y a los príncipes respecto de un asunto procedimental prescripto por la justicia de Dios para decidir quién ha de gobernar sobre la humanidad en la era que viene.

[8] שפטים. Literalmente «jueces», tal como eran llamados, entre otros, los caudillos que gobernaron a Israel y cuyas crónicas se encuentran en el libro del mismo nombre. Sin embargo, resulta evidente que el salmista se refiere al mismo grupo al que en el versículo 2 llama רזנים (ver la nota 3), grupo que en el presente salmo conforma un par junto con los "reyes de la tierra", respecto de los cuales, sin embargo, se encuentran en cierto contraste.

[9] נשקו־בר.

 

Print Friendly, PDF & Email