Etiqueta: Hijo de Dios

Salmo 150

      Comentarios desactivados en Salmo 150

En su brevedad —y dando conclusión a la colección de los Salmos—, el Salmo 150 constituye una suerte de apoteótico resumen del tema central que recorre el libro. Se trata de una dichosísima y jubilosa exhortación a todo aquello que respira a alabar al Hijo de Dios, aludido a través de toda la colección bajo expresiones como «el ungido», «el siervo de Yahweh», «el santo» y, muy especialmente, «el director», figura esta última que se encuentra tan manifiesta hacia el final del libro de Apocalipsis como oculta en el resto de las Escrituras desde el mismísimo libro del Génesis.

Salmo 72

      Comentarios desactivados en Salmo 72

El Salmo 72 pone fin a las oraciones de David, el hijo de Isaí, dentro del Libro de los Salmos. El asunto del mismo es, por lo demás, muy sencillo de percibir. En efecto, partiendo de la persona de su hijo Salomón, David profetiza acerca de su otro descendiente —el siervo del Señor, su Cristo y su Hijo—, quien reinaría sobre la tierra en la era venidera, la cual pronto, en nuestros propios días, tendrá su comienzo. Difícilmente se haya hecho una descripción más dichosa del propósito de Dios para con la humanidad durante la era que pronto llegará.

Salmo 18

      Comentarios desactivados en Salmo 18

El Salmo 18 replica al que se encuentra al final del Segundo Libro de Samuel, dándole en el Libro de los Salmos un especial tono profético desde su misma dedicatoria: «Al director, al siervo de Yahweh». Esto último es una alusión al Cristo y a las vicisitudes que este experimentaría hacia el final de la era frente a sus enemigos, así como también a la victoria que Yahweh le daría sobre estos para dar paso así a su reinado en la era venidera. Su lenguaje bélico ha de entenderse ante todo como una prolongación del ensalzamiento de Yahweh, su salvador.

Salmo 68

      Comentarios desactivados en Salmo 68

El Salmo 68 es de los más enigmáticos que integran la colección del Libro de los Salmos, la cual es ya de suyo harto enigmática en algunas de sus declaraciones proféticas. En el caso presente abundan, por ejemplo, los juegos de palabras sobre la base de dos y hasta de tres sentidos diferentes. Con todo, algunas expresiones en el salmo permiten afirmar con bastante certeza que el cuadro que este presenta pertenece al tópico de las «cosas primeras y últimas», esto es, de los comienzos de la obra de Dios en la era presente y, muy especialmente, de su final.

Salmo 103

      Comentarios desactivados en Salmo 103

Con su lenguaje manifiestamente profético, el Salmo 103 se constituye en uno de los más dichosos de toda la colección que compone el Libro de los Salmos. En él, su autor hace una enumeración de todos los beneficios de Yahweh para con aquellos que serían depositarios de su gracia, especialmente hacia el fin de la era, en el tiempo de la transición de esta con la era venidera. Es entonces que Yahweh, tal como reina ya en los cielos, reinará sobre toda la tierra en la persona de su Hijo, quien desde su trono desplegará todas las características del Padre.

Salmo 148

      Comentarios desactivados en Salmo 148

El Salmo 148 es una exhortación de alabanza a Yahweh dirigida a toda su creación, cuya acotada enumeración se presenta, sin embargo, de no poca significación profética. En efecto, mencionando tanto elementos del cielo como de la tierra, la misma establece una suerte de paralelismo entre unos y otros, dando una clave de aquello que Yahweh ha planeado desde un comienzo de su creación. El cuerno que Dios exaltaría en favor de su pueblo es, desde luego, una clara y familiar alusión al Cristo, el Hijo de Dios que reinará sobre la tierra en la era venidera que se aproxima.

Salmo 146

      Comentarios desactivados en Salmo 146

En forma similar a la del salmo que lo antecede, el Salmo 146 es una alabanza de Yahweh como gran benefactor y sustentador de toda vida humana, además del único que, no siendo un hombre mortal, tiene un poder ilimitado para librar. Hay aquí, sin embargo, una gran revelación que hace al corazón mismo de las buenas nuevas y que ha pasado desapercibida para todos: Yahweh preserva la verdad para la ya muy cercana era venidera, en la que el Hijo de Dios se manifestará sobre la tierra para hacer valer, con su poder, el auténtico derecho de los oprimidos.