Etiqueta: reino de Dios

“Yahweh: no se ha enaltecido mi corazón…” (Salmo 131)

      Comentarios desactivados en “Yahweh: no se ha enaltecido mi corazón…” (Salmo 131)

El libro de los Salmos contiene una serie de quince composiciones cuyo encabezamiento común —«canción de los ascensos»— parece vincularse, en cierto sentido profético, con aquella experiencia de enfermedad mortal y sanación por la que pasara Ezequías, el rey de Judá en Jerusalén durante los días del profeta Isaías, en cuyo libro profético, más específicamente en su capítulo treinta y ocho, se encuentra consignada la misma. Por mi parte, me pareció más que interesante publicarla aquí traducida del texto hebreo estándar (aunque cotejado, aquí y allá, con sus versiones aramea del Targum, griega y siríaca) e incluyendo algunas notas aclaratorias.

“Dichoso el varón que no se condujo según el consejo de los malignos…” (Salmo 1)

      Comentarios desactivados en “Dichoso el varón que no se condujo según el consejo de los malignos…” (Salmo 1)

El que da inicio al profético libro de los Salmos es uno de los salmos más breves que integra dicha colección. Sus palabras constituyen un testimonio acerca del plan de Dios —el cual subyace en todo el texto y cuya contraparte es el consejo de los malignos, mencionado al comienzo del mismo— y ofrecen algunas claves para distinguir a quienes transitan los días de su vida en una forma que les dará una amplia entrada en la dicha del reino de Dios, cercano ya a manifestarse visiblemente, de aquellos que se conducen siguiendo solamente el dictado de sus sentidos humanos.

La carga de la palabra de Yahweh acerca de Israel (Zacarías 12-14)

      Comentarios desactivados en La carga de la palabra de Yahweh acerca de Israel (Zacarías 12-14)

Tal como sucede con su predecesora, la segunda y última «carga» profética del libro de Zacarías debe ser sopesada no tanto en relación con los pasajes del evangelio de Juan que glosan partes de su contenido como con el contexto que la misma ofrece al discernimiento del lector. Éste deberá, por lo tanto, sortear la literalidad de los nombres y de las acciones a fin de acceder a una revelación del fin de la era presente y del establecimiento visible del reino de Dios. Tal es el espíritu que me ha inspirado a traducir su texto y a publicarlo aquí.

Los profetas del fin de la era (Ezequiel 13)

      Comentarios desactivados en Los profetas del fin de la era (Ezequiel 13)

El asunto que Dios encargó transmitir al profeta Ezequiel acerca de los profetas de Israel es un complemento de aquel otro que inspirara al profeta Jeremías sobre la misma cuestión: se trata, al igual que aquel, de una predicción y, al mismo tiempo, de una advertencia sobre aquellos hombres y mujeres del fin de la era que, atribuyendo sus mensajes a Yahweh, profetizarían con liviandad cuanta cosa les dictase su propio ánimo. Dios, por su parte, ha anunciado que dicha costumbre tendrá un final abrupto, dejando a muchos a merced de los aciagos acontecimientos que él traerá sobre la tierra.

Los profetas del fin de la era (Jeremías 23)

      Comentarios desactivados en Los profetas del fin de la era (Jeremías 23)

El libro del profeta Jeremías contiene una serie de advertencias contra los profetas que, lejos de comunicar fiel y ordenadamente los asuntos que Dios ha reservado para su pueblo en el fin de la era, sólo dicen aquello que les dicta su propia imaginación, alimentada por siglos de fluctuantes enseñanzas escatológicas fundadas en diversas tradiciones cristianas o bien por su oposición a las mismas. Hoy, cuando dicho fin de la era despunta ya sobre las naciones, es de estricta necesidad el presentar dichas advertencias, las cuales han esperado milenios hasta dar con la audiencia para la que fueron originalmente escritas.

El juicio comienza por la casa de Dios (adenda)

      Comentarios desactivados en El juicio comienza por la casa de Dios (adenda)

Tal como ocurre con aquello que en el ámbito del derecho se conoce como la doctrina del fruto del árbol envenenado, la fusión del mundo occidental con las Escrituras bajo las formas del imperio romano y de sus sucedáneos, a través de los siglos y a ambos lados del Atlántico, parece haber viciado de raíz su legitimidad a la hora de considerarse un fiel transmisor de las enseñanzas de Jesucristo y el heredero natural del reino de Dios. ¿Qué es lo que en verdad decide sobre este asunto? ¿Y en qué irá a parar el mismo en estos últimos días?

«Cristianos» (adenda)

      Comentarios desactivados en «Cristianos» (adenda)

Luego de que en el pasado mes de agosto publicara aquí las dos partes de una serie a la que di en llamar «Cristianos» y en la que tracé ciertos paralelismos y contrastes entre los días de los apóstoles y estos que hoy todos transitamos, tuve, por diversos motivos, la fuerte sensación de que en breve debería completarla con algunas aclaraciones de rigor. Hoy, a poco más de tres meses de publicada, cumplo con dicha tarea en la forma de una carta dirigida a un querido matrimonio de seguidores y discípulos de Jesucristo residente en la ciudad española de Bilbao.